Hombre cortó en 15 pedazos a actriz porno

Davide Fontana, un empleado bancario de 43 años en Italia mantuvo dentro de un refrigerador el cuerpo descuartizado de Carol Maltesi, una actriz de cine para adultos de 26 años, quien era conocida en la industria como Charlotte Angie y era madre de un niño de 6 años. Fontana y Maltesi eran vecinos en el pueblo de Rescaldina en Milán y se conocieron en un hotel de la ciudad en octubre de 2020, donde el hombre quien también es un bloguero gastronómico y amante de la fotografía, comenzó a tomarle fotos luego de hacerle la oferta al verla en su cuenta de Instagram.
El asesino confeso relató ayer la manera como quitó la vida a Carol Maltesi, quien mientras estaba atada en un tubo de striptease tenía cubierta la cabeza con una bolsa. Ahí el empleado bancario comenzó a golpearla paulatinamente con mayor fuerza hasta que la mujer dejó de respirar. En ese momento, el homicida tomó un cuchillo de la cocina y le cortó el cuello.
“Comencé a golpearla con fuerza, no estoy seguro de por qué. No sé qué me pasó. Creo que ya estaba muerta, no sabía qué hacer y le corté el cuello con un cuchillo de cocina. Estuve media hora mirándola y luego me fui a casa”.
Tras el crimen, Davide Fontana intentó quemar el cuerpo, pero al no tener éxito, metió el cadáver al congelador para después cortarlo en 15 pedazos con una hacha y una sierra para metales que compró en Internet. Luego limpió el departamento y metió los restos de la mujer en bolsas de basura que volvió a meter en el congelador y así las mantuvo por dos meses y medio.
Fontana confesó que durante ese tiempo, se hizo pasar por Maltesi al responder los mensajes que recibía en su teléfono celular. Llegó el día en que el hombre llevó los pedazos del cuerpo a las montañas de Borno en la ciudad de Brescia, donde los abandonó.
El estado de descomposición del cuerpo dificultó la identificación de la mujer por parte de la policía Carabinieri, por lo que gracias a los 15 tatuajes que llevaba, se pudo reconocerla.
Fontana fue sorprendido por un periodista que buscaba la historia de la mujer; situación que llevó al hombre a acudir a la policía para evitar ser visto como sospechoso. Ahí reportó la desaparición de su pareja, pero no pudo contener la presión durante su declaración y confesó el feminicidio.

Comentarios cerrados.